Alimentos Procesados, Transgénicos y Alergias Alimentarias

ECOagricultor el 16 julio, 2013 en Blog, Transgénicos

¿Puedes creer que aproximadamente 5,9 millones de niños en los EE.UU. hoy en día tienen alergias a los alimentos? ¡Eso es más de un 400% de aumento en los últimos 20 años! Por desgracia, la verdadera causa de este increíble aumento sigue siendo un misterio para la comunidad médica.

Una teoría conecta la introducción de organismos genéticamente modificados (OGM) en nuestro sistema alimentario al incremento dramático de las alergias alimentarias en los niños. Todo comenzó en 1996 cuando la soja modificada genéticamente comenzó a aparecer en nuestros alimentos, que condujo a un aumento del 50% en las alergias de soja después de un año, y el doble de alergia al maní o cacahuetes en los siguientes 6 años. Interesante, ¿verdad?

Por desgracia, hay pocos estudios científicos independientes publicados en revistas revisadas que asocian los OMG a las alergias alimentarias. ¿Por qué es eso? Debido a que las compañías de semillas que produce las semillas transgénicas, junto con la FDA han hecho virtualmente imposible verificar de forma independiente los cultivos transgénicos son seguros o tiene efectos secundarios dañinos.

Los tipos de estudios que realmente necesitamos son los que comparan la prevalencia de alergias en los niños que comen una dieta basada en alimentos procesados, y la de aquellos que comen una dieta con alimentos ecológicos, sin procesar, libre de transgénico. Tal vez el estudio sobre los resultados de salud a largo plazo de los niños cuyas madres consumieron una dieta libre de transgénicos durante el embarazo frente a los niños cuyas madres consumieron la dieta convencional sería de gran ayuda.

Ninguno de estos estudios existe. En cambio, se ven obligados a limitarse a las correlaciones entre los dos, y me pregunto cuál es el verdadero impacto de los OGM sobre las alergias alimentarias en los niños.

OGM, alimentos procesados y alergias

Más del 75% de los alimentos procesados en los supermercado hoy en día contienen, al menos, un ingrediente modificado genéticamente. Los principales culpables son la remolacha de azúcar (95% de remolachas transgénicas son azucareras), soja (el 94% es transgénica), canola (el 90% es transgénica) y el maíz (el 88% es transgénica). Vamos a echar un vistazo más de cerca a la soja, y ver cómo se conectan a las alergias alimentarias.

Hecho # 1: Después de que la planta de la soja ha sido genéticamente modificada, incluye un alérgeno de soja. Este alérgeno es en un 41% idéntico al mismo alérgeno encontrado en la planta de cacahuete.

Hecho # 2: A la edad de tres años, la mayoría de los niños estadounidenses han estado expuestos a una gran cantidad de soja transgénica. Están expuestos en el útero de la madre a través de la dieta, a través de la leche materna (de nuevo a través de la dieta de la madre), o al beber leche para bebés con soya, y a través de otros productos para los niños, como chucherías, snacks, etc. que contienen soya transgénica.

Hecho # 3: Nuestro sistema inmune está estrechamente conectado a nuestro aparato digestivo. Esto es especialmente evidente en los niños. Así que lo que comemos tiene un impacto en nuestra salud general y la capacidad de nuestro cuerpo para luchar contra la enfermedad. Los alimentos que contienen aditivos nocivos, pesticidas y transgénicos que se acaban en el estómago aumentan la probabilidad de trastornos autoinmunes como la alergia.

Hecho # 4: Los niños tienen 3-4 veces más probabilidades de desarrollar una alergia a los alimentos que un adulto debido a su inmadurez digestiva y el sistema inmunológico.

Resumiendo, el alérgeno que se encuentra en la soja transgénica está estrechamente relacionado con el alérgeno que se encuentra en los cacahuetes. Los niños a menudo han ingerido gran cantidad de soja transgénica incluso antes de nacer. Su sistema digestivo inmaduro comienza a romperse, que afectará a su sistema inmune posteriormente y al desarrollo de una alergia.

Lo que puede hacer para disminuir el riesgo de su familia

Disminuir o evitar el consumo de alimentos procesados.
Aumentar el consumo de frutas y verduras ecológicas, así nos libramos de pesticidas y transgénicos y mejorará nuestra salud general.
Eliminar los OGM de su dieta, especialmente de soja, canola, y los ingredientes a base de maíz (eche un vistazo a la Guía de alimentos transgénicos)
Compre local, así sabe de primera mano lo que estás comprando.
Pregunte a su pediatra acerca de los probióticos: sistema digestivo sano = Sistema inmunológico saludable. Tribe wellness

Fuente : ecoagricultor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s