Un ingeniero de Boeing descubre que la versión oficial sobre los aviones del 11-09-2001 es un TIMO

Este artículo esta relacionado con “En los atentados del 11/09/2001 no hubo aviones, todo fue un timo”.

A continuación se expondra el relato de John Herold en donde tuvo una charla con un retirado ingeniero de Boeing en el cual se debatieron interesantes puntos de los cuales se afirma aún más el por que los Atentados del 11 de Septiembre de 2001 ocurridos en New York y el Pentagano es uno de los mayores fraudes de toda la historia.

———————————————————

Tenéis que perdonar que siga emocionado por lo que ocurrió ayer.

En mi trabajo me desplazo a casas y negocios para resolver problemas informáticos. De vez en cuando, encuentro a alguien con conocimientos o experiencias relacionadas con mi interés por el 11S. Y cuando detecto que estoy en presencia de un auténtico experto, comienzo una danza verbal en la que les interrogo sobre el 11S sin mencionar el 11S. Durante un breve período de tiempo, puedo obtener algunas respuestas honestas sin detonar la resistencia natural que la gente suele mostrar cuando se dan cuenta de que lo que creen es incorrecto. Una vez esto ocurre, las emociones lo dominan todo y la discusión racional suele detenerse. Todo esto mientras les arreglo el ordenador.

Esta vez mi cliente fue un amable caballero retirado. Después de ponerme a trabajar comenzamos a charlar de cosas no relacionadas con su ordenador. Él rumió algo sobre aviones y comentó que era un ingeniero retirado de Boeing.

¡Estupendo! ¡Me encanta preguntar a la gente sobre aviones, y aquí estoy, hablando con alguien que realmente sabe!

Entonces él prosiguió: “El 787 es un desastre. Ya hay otro retraso. Los composites son muy delicados. La interacción entre metales y composites es difícil. El titanio y el composite se llevan bien. Pero cuando el composite se encuentra con el aluminio, se pudren muy rápido. Por eso hay tanto debate sobre la tornillería y fijaciones. Al final el 787 va a ser más pesado, más caro, menos eficiente, retrasado en los planes y más delicado técnicamente de lo prometido. A menos que arreglen esos problemas, probablemente sea menos seguro de lo prometido, también. Deberían limitarse a lo que ya conocen. Todo este lío no vale la pena.”

Entonces mencionó que el aterrizaje de emergencia en las aguas del río Hudson no habría ido tan bien con un Boeing 737, en vez de con el Airbus A-320.

Eso atrajo mi atención. “¿Por qué?”, le pregunté.


Entonces me explicó que esto se debe a que el corte transversal de fuselaje de los Airbus es redondo. Antes del 777, dijo, los aviones Boeing eran lo que creo que llamó “doble lóbulo” (double-lobed). El caballero lo equiparó a una silueta comprimida de “figura en 8”. Es más amplia en la parte trasera y la mitad trasera está unida a una pieza superior de pequeño diámetro y que esas dos piezas tienen que estar unidas y bien aseguradas. Esa junta naturalmente no es tan fuerte como sería de no haber ensambladura. Y eso es lo que tiene Airbus. Es redondo, sin interrupciones. Como un huevo, su curvatura uniforme proporciona mucha resistencia ya que ningún lugar es más vulnerable que otro. Es todo redondo. La superior seguridad de un círculo “sin costuras” es, tal como dijo, de sentido común.

Él sospechaba que el fuselaje de un 737 probablemente podría haberse despedazado bajo la presión del citado aterrizaje de emergencia sobre agua.

En definitiva, moraleja: vuela en Airbus, me dijo. Su diseño tiene más sentido y hay muchos ingenieros de Boeing deseando admitir lo mismo. Estar retirado le daba cierta ventaja en cuanto a ingenuidad, supongo.

Así que naturalmente, empiezo a pensar, si este ingeniero retirado de Boeing está preparado para admitir que los Boeings son frágiles en aterrizajes sobre agua, seguramente no tendrá problema en rechazar los agujeros en forma de avión en el World Trade Center.

Por supuesto, este tema es delicado de abordar con mis clientes de informática. En este caso, cuantas más preguntas hice sobre la vulnerabilidad de los aviones, más desconfiaba él de que planease hacer algo gordo.

“Confíe en mí, no tengo intención de hacer daño a nadie, ni de estropear ningún avión”, le aseguré.

“¿No vas a estrellar un avión contra mi casa, no?” preguntó él, medio en broma.

Y entonces hablamos sobre su ordenador un rato más.

Diez minutos después volví al asunto más importante.

“Concédame el  capricho: si yo le encierro a usted en un hangar con un Boeing 767 y un mazo de cuatro kilos, sería usted capaz de dejar el avión inservible en 15 minutos?” Esta es una de mis preguntas favoritas, y obtiene todo tipo de respuestas.

Sin dudarlo, replicó rápidamente: “No necesito 15 minutos, ni necesito un martillo. Desconectaría unos cuantos cables y todo listo.”

“¿Y desde fuera del avión? ¿Podría hacerlo también?” Quería oír qué puede hacer un mazo a un avión. Este hombre era demasiado inteligente para mi primera versión de la pregunta.

Calmadamente, estableció: “Sería muy fácil. Podría hacerlo con las manos. Pero con un mazo, claro, aún sería más fácil.”

Le pregunté cuál es la parte más frágil del avión. Me dijo que la mayor parte de la resistencia de un Boeing está en la parte inferior del avión. La parte superior es más frágil. Partes de la cola eran también bastante delicadas.

“¿Y cómo es de gruesa la piel?” apenas podía contener mi entusiasmo por lo que él diría.

“Eso varía.” Dijo él. “Algunos lugares es de centímetro y medio (creo que dijo que en lugares donde las alas se unen al fuselaje llega a dos centímetros). Es aluminio en varias capas.”

“¿Y qué hay del armazón? ¿De qué está hecho?”

Con una expresión como si creyera que ni era necesario decirlo, respondió “Es todo aluminio, John.”

Haciéndome el tonto, le pregunté “Así que el armazón no está hecho de acero.”

“Imposible. No hay acero en ningún sitio excepto en las puertas de carga de acero inoxidable de algunos modelos, y uno poco en la parte trasera por si el avión roza la cola en la pista. Pero no es mucho.”

Deberíais haber visto su cara. La mera idea de un avión hecho de acero (el armazón, la piel, cualquier parte) era ridícula. Bien podía haberle preguntado si su casa estaba hecha de pompas de jabón.

En este punto pensé “este hombre tiene una mente suficientemente abierta… veamos si puede llegar hasta ahí”.

Decidí hablar y le conté sobre lo que describí prudentemente como un “debate” sobre si realmente hubo aviones impactando contra las Torres Gemelas en el 11S.

Incrédulo, levantó la voz y empezó a hablar más rápido. “¡Mi mujer me dijo que encendiera la tele y vi cómo pasaba! Pareció como si el avión hubiera pasado por detrás de la torre, pero en realidad la golpeó.  Y la explosión y el fuego, tú sabes que el fuego debilita el acero. Llegó un momento en que el edificio empezó a derrumbarse y ya no hubo vuelta atrás.”

Siguió bastante rato insistiendo en cómo había visto todo ocurrir. Era bastante divertido verle.

“Si pero ¿es eso lo que haría un Boeing 767 al chocar contra el WTC?” pregunté. “Alguna gente cree que no.”

“John, tienes que recordar que el avión estaba totalmente cargado de combustible, e iba bastante rápido, probablemente a 170 o puede que incluso 200. Y luego todo ese combustible simplemente debilitó todo el edificio y ahí lo tienes.”

ESPERA UN MOMENTO, pensé. No le había oído especificar si se refería a millas o a nudos, pero no importaba. El hombre parecía tener la idea de que el avión iba mucho más despacio de lo que el Gobierno y los medios habían descrito.

Le informé de que NIST asegura que el United 175 iba a más de 500 millas por hora.

“¿Cómo? Imposible. Eso está mal. Los aviones comerciales no vuelan ni de cerca a esas velocidades a una altitud tan baja. Eso es incorrecto.”

“¿Por qué no?” le pregunté retóricamente.

Con seguridad, contestó:  “¡Por la resistencia del aire! Pueden alcanzar sin problemas grandes velocidades a 42.000 pies, pero es que el aire es muy fino ahí arriba.”

Me pregunto qué pasaría por su cabeza en esos momentos. Ahí estaba, descubriendo que sus conocimientos sobre aviones contradecían directamente lo que él creía que había ocurrido en el 11S, en múltiples puntos.

Así que me callé un rato, volví a la reparación del ordenador y no insistí.

Luego le pedí que me contestase a otra cosa.

“¿Qué ocurriría si, mientras vuelas con un 757 a una altitud muy baja y a gran velocidad (sea lo que sea lo que esto signifique) qué ocurriría si golpeas una farola con el ala?”

“¿Te refieres a las de metal o a las de madera?”

“La que quieras.” Dije.

Se detuvo por un segundo. “Bueno… creo que el ala podría derribar la farola independientemente de si está hecha de madera o aluminio. Definitivamente, dañaría el ala, pero no creo que llegase a romperse.”

Para asegurarme pregunté: “¿Así que la farola no quedaría en pie, dejando un agujero con forma de farola en el ala del avión?”

Se echó a reír. “No.”

“Vale, y ¿qué hay de esto? ¿Y si coges una viga gruesa de acero, una viga de un rascacielos, la clavas a la tierra y entonces el ala se golpea con ella?”

Sin dudar, respondió: “Ah, pues ahí tienes un problema. El ala no podrá derribar una viga de acero. En vez de eso, la viga destruirá el ala. El piloto no va a pasar un buen momento. El avión, lo que queda de él, está en serios problemas.”

“Así que el ala no cortaría el acero para seguir su camino?”

“Claro que no, John.”

“¡Pero eso es lo que nos dijeron! Ese “avión” del World Trade Center dejó atrás un agujero con forma de avión, con el dibujo de las alas.”

Ahora era yo el que tenía problemas para permanecer calmado.

“¿Qué? ¡No!” Parecía que creía que yo tenía los datos mal.

“¡SÍ! ¡Eso es lo que dice la historia oficial!”

Hablando más rápido, sin pensarlo, pregunté: “Otra cosa, ¿cómo de difícil es maniobrar un Boeing para golpear el WTC, de pleno, a más de 500 millas por hora?.”

“John, no puedes ir tan rápido a esa altitud, pero si pudieras ¡sería muy difícil! No sería tan fácil hacer ajustes y corregir tus errores como cuando te preparas para aterrizar. ESO es lo que estaban haciendo esos secuestradores. ¿Sabes? Acababan de despegar.”

Tuve que corregirle. “No, en realidad los mapas que nos enseñaron describen una ruta mucho más larga, (pincha aquí para ver el registro de altitud) y de nuevo, NIST afirma que el United 175 iba a 500 millas por hora cuando chocó contra el WTC.” Su cara era un poema.

Dijo: “Alguien está mintiendo sobre esto. No están diciendo la verdad.”

En este punto, yo ya no tenía que decir nada.

“¡Pero… pero John, la parte más fuerte de un edificio son esas columnas de carga del núcleo que alojan las escaleras y los ascensores! Los suelos de cemento y el exterior de un edificio, exceptuando las esquinas, no son tan fuertes. Si el avión hubiese golpeado una columna del núcleo o de una de las esquinas, ESA sería como la viga de acero de las que me hablabas antes.”

Entonces le informé de que las torres del WTC eran inusuales en ese sentido, y todo su perímetro era un entramado de vigas de acero con gran capacidad de soporte, y que en realidad, tal como era el edificio, probablemente era el menos indicado para que un Boeing le hiciese un agujero con forma de avión.

Y eso fue todo. Acabé de arreglar su ordenador, su esposa me extendió un cheque y me fui. Me pregunto qué estará pensando. Me pregunto si oye una débil vocecilla… ¡Houston, tenemos un problema!

Si decide volver a emplearme, veré cómo ha progresado.

Fuente de Extración: aquí

Fuente Original: Crónicas del 11S

6 comentarios el “Un ingeniero de Boeing descubre que la versión oficial sobre los aviones del 11-09-2001 es un TIMO

  1. Hola!!

    DackRed eso fue muy interesante!! Me hace acordar un poco a Socrates, quien usaba el dialogo para que sus discipulos llegaran a alcanzar la Sabiduria…

    Me acuerdo que cuando vi por la tele el autoatentado, esas cosas como el terrorismo no me importaban para nada. Pero me habia llamado la atencion algo que mencionaste en el articulo. El avion parece que cruzara por DETRAS de la torre, pero sin embargo, impacta en el area del NUCLEO de la misma!!

    Muchas gracias por la informacion; sobre todo por aclarar lo de los aviones, pues no tenia idea de eso hasta ahora.

    “Cuando escuchen hablar de guerras, hambre y enfermedades… NO SE ALARMEN; es necesario que todo esto ocurra, pero no llegara tan pronto el Fin”

    Jesus de Nazareth

    *******

    Me gusta

  2. K tl to2.

    El autoatentado de falsa bandera es algo que se ha utilizado en la historia muchas veces. Los expertos modernos en estas artes son los Sayanin. Estan por todas partes. Hay un testiomnio alternativo que presentado en documental nos proporciona una panoramica de lo que sido el BACKoffice de esta operación falsa bandera del 11s. Se trata del documental Missing Links: Los eslabones perdidos del 11s. El 11Bu$h lo hizo S en MOSSADCia

    .:sM4b:.
    abrHACKzo

    http://worldtv.com/elite
    http://elhackbogado.com/
    http://investigar11s.org/
    http://escuadronesporlaverdad.com/

    ¡ NO A LOS AUTOATENTADOS DE FALSA BANDERA QUE JUSTIFICAN LAS GUERRAS DE INVASIÓN, EXTERMINIO Y ACAPARACIÓN INDEBIDA !. NO A LAS DEMOCILIONES CONTRALADAS DE TORRES GEMELAS, VAGONES DE TREN,DE METRO,AUTOBUSES Y SISTEMAS MONETARIOS GLOBALES DE DINERO DEUDA SIN CONTRAVALOR!. NO A LOS AUTOATENTADOS DE FALSA BANDERA BACTERILOGICOS PARA VENDER VACUNAS Y CREAR UNA HUMANIDAD APESTADA Y ENCERRADA EN CIUDADES CARCELES

    “El illuminati que mas ilumina es el que mejor HACKrde”
    SI AL CAPITALISMO HUMANISTA: SI AL MODELO DEL CUARTO SECTOR ECONOMICO QUE CREA 7000 EMPRESAS Y 800 MILLONES DE PUESTOS DE TRABAJO EN SOLO 30 AÑOS

    Me gusta

  3. pues mira te quiero comentar sobre esta noticia de hermosillo sonora mexico donde se menciona que estamos respirando metales pesados y estoy seguro que son provocados por los chemtrails mira te pongo el link de la noticia que es importante esto.

    Respiran hermosillenses partículas de materiales peligrosos:
    HERMOSILLO, Sonora(PH)
    Materiales peligrosos como el Plomo, Cadmio, Uranio y Cromo son sólo algunas de las partículas que permanecen suspendidas en el aire y que respiran los hermosillenses, por lo que falta estudiar si estas partículas tienen relación con algunos cánceres, reveló Roberto Ramírez Leal.

    El investigador del Centro de Estudios Superiores del Estado de Sonora (Cesues), presentó el estudio en el que se pudo conocer las características de cada partícula contaminante del aire de la capital sonorense.

    La investigación se denominó “Contaminación del PST y PM10 del Programa de Monitoreo Atmosférico en Hermosillo”, en el cual el investigador determinó las características y compuestos químicos que contienen las partículas suspendidas y que son absorbidas por los hermosillenses.

    http://www.elimparcial.com/EdicionEnLinea/Notas/Noticias/04062009/380369.aspx

    http://ourweardworld.blogspot.com/

    Me gusta

  4. aprobechen el conocimiento de los chamanes de mexico y contaran con una percepcion acresentada y un conocimiento el cual a sido vedado para la humanidad por que nos lleva a la libertad
    jesus de nazaret tambien era chaman
    sin ese conocimiento sera dificil enfrentar a los iluminatis que cultivan el lado oscuro de ese conocuimiento

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s